Men desplegable
Artículos recientes

Familia, cuna de civilizaciones

Al estudiar el nacimiento de las civilizaciones, siempre nos deparamos en su origen con una familia o grupo de familias “incluso en las más remotas eras de la historia” y constatamos que un recto desarrollo civilizatorio depende de la buena constitución de la sociedad familiar . Familia, base del Estado Sin la familia, no sólo no se formarían las ciudades, sino que las civilizaciones no se desarrollarían, una vez que éstas no se sustentan sin la institución familiar, del mismo modo q

Siga leyendo

La contemplación

La contemplación es algo mucho más fácil y natural de lo que se imagina Es cierto que el hombre, incluso el más disipado, contempla activamente. Para darnos cuenta de esto, bastará que aclaremos qué es concretamente en la vida terrena y en el plano natural una contemplación. ¿Qué hace un hombre cuando se detiene en el camino para ver pasar un desfile militar o una procesión religiosa, para considerar un edificio o un panorama, para observar una escena particularmente grave o pintore

Siga leyendo

Fotógrafa retrata la diferencia que puede producir la ropa

Futilidades aparte, la ropa puede decir mucho sobre una persona. Es, por lo menos, una tarjeta de visita, principalmente cuando hablamos de profesiones. Sacerdotes, bomberos, cocineros o hasta payasos: son muchas las profesiones que exigen una ropa específica. En el proyecto "Kleider Machen Leute" (la ropa hace al hombre), Herlinde Koebl reúne setenta fotografías que retratan a personas de diferentes oficios con o sin uniforme. La serie pretende mostrar que la ropa es más que una tela puest

Siga leyendo

¿Qué es la Tolerancia? - II Parte

Antes de todo, es necesario subrayar que existe una situación en la cual el católico debe ser siempre intolerante, y esta regla no admite excepciones. Es cuando se desea que, para complacer a otros, o para evitar algún mal mayor, practique algún pecado. Pues todo pecado es una ofensa a Dios. Y es absurdo pensar que en alguna situación Dios pueda ser virtuosamente ofendido. Y esto es tan obvio, que parecería superfluo decirlo. Entre tanto, en la práctica, cuántas veces sería necesario

Siga leyendo