Comparta

Suspensión de escolares que rechazan Educación para la Ciudadanía

La tolerancia y no discriminación socialistas transformadas en persecución.

MADRID, 3 de abril de 2007.- El gobierno español, además de introducir discriminaciones contra los niños que cursan la asignatura de religión, está imponiendo ahora una “formación moral de las conciencias” desde el Estado. Se trata de la asignatura llamada Educación para la Ciudadanía. 

Según un comunicado de la Asociación de Profesionales por la Ética, esta asignatura es “un descarado proyecto de imponer obligatoriamente la doctrina Zapatero en las escuelas”. Añaden: “los contenidos de Educación para la Ciudadanía pretenden instruir a los alumnos sobre los nuevos derechos promovidos por Zapatero: aborto, matrimonio entre homosexuales y la exclusión del hecho religioso porque, según el PSOE, las religiones son la causa de todos los males”.

La imposición de esta materia está despertando una gran reacción por parte de los padres de familia que no desean esta intromisión del Estado en la formación de sus hijos. Para evitala, los padres de familia han recurrido a la objeción de conciencia, garantizada en la Constitución española, como parte del derecho constitucional a la libertad ideológica y religiosa.

Los gobiernos de las comunidades autónomas dirigidas por el PSOE, han amenazado con suspender a los alumnos que hagan uso de la objeción de conciencia para rechazar esta asignatura.

“Hay que apoderarse del alma de los niños”

Zapatero se muestra fiel discípulo de Rodolfo Llopis, antiguo líder del PSOE, quien afirmaba:

“Para mí no hay revolución cuando junto al cambio político hay un cambio social. Para mí el ciclo revolucionario no termina hasta que la revolución no se haga en las conciencias. Y esa es la labor que tiene que hacer la escuela. Porque yo no concibo un revolucionario que no sea algo educador, y un educador que no sea revolucionario. La escuela tiene que ser el alma ideológica de la revolución”.

(…)”Hay que apoderarse del alma de los niños. Ese es el grito, el lenguaje pedagógico de la revolución rusa”. (Javier Tussell, Maravall no sabe, en “Ya”, 14/10/83)

 

Print Friendly, PDF & Email
04/04/2007 | Por | Categoría: Tolerancia
Tags:

Deje su comentario