Comparta

Una conclusión obvia acerca del matrimonio

¿No sería el caso de que nuestras autoridades tomen en serio estas verdades?

Es una conclusión fácil de alcanzar: El matrimonio es bueno para la sociedad. La historia confirma esta conclusión. Los economistas pueden documentarlo. Los profesores pueden percibirlo. Los niños lo experimentan. Y sin embargo, muchos no quieren llegar a esta conclusión fácil y obvia.

Sin embargo, es un hecho indiscutible que ha sido expuesta en términos claros por el investigador Robert Rector de la Heritage Foundation, quien escribió un estudio titulado “Matrimonio: La mayor arma contra la pobreza infantil en Estados Unidos”

El nuevo estudio se suma a muchos otros que muestran cómo el matrimonio beneficia material, emocional y espiritualmente a los niños. Un hogar estable proporcionado por el matrimonio reduce las posibilidades de que un niño viva en la pobreza en un 82 por ciento. Cuando los niños viven con padres no casados o solteros, un 37 por ciento vive en la pobreza. Menos del siete por ciento de los niños en hogares con una madre o un padre sufren la misma suerte. “Estar casado tiene aproximadamente el mismo efecto en la reducción de la pobreza que la adición de cinco a seis años a la educación de los padres”, dice Rector.

Cuando los matrimonios fracasan, todo el mundo paga. Programas de asistencia social para hogares monoparentales cuestan a los contribuyentes $ 330 mil millones al año, lo que equivale a $ 30.000 por cada estadounidense. Sobre la base de estos hechos, parece que otra conclusión obvia sería que la promoción de la familia tradicional sería la forma más eficiente de resolver muchos de los problemas sociales de la nación.

Sin embargo, el establishment liberal adopta un enfoque contrario. El divorcio, el aborto y el “matrimonio” del mismo sexo figura en las agendas. Programas de bienestar social vierten torrentes de dólares para “combatir” la pobreza, en lugar de centrarse en la verdadera causa de la pobreza. No hay una cantidad de ayuda estatal que pueda sustituir a la presencia de una madre y de un padre en el hogar.

Es una conclusión obvia que es de fácil acceso, pero no siempre fácil de practicar. El matrimonio supone la virtud. Presupone la responsabilidad y el sacrificio de sí mismo. Los hechos están ahí para todos los que deseen verlos. El matrimonio es bueno para la sociedad, las parejas y los niños. Los que se oponen al matrimonio tradicional puede llegar a esta conclusión con la misma facilidad que cualquier otra persona, pero parece que les resulta mucho más fácil simplemente evitarlo.

John Horvat II

Print Friendly, PDF & Email
30/08/2016 | Por | Categoría: Divorcio
Tags: , ,

4 Comentarios to “Una conclusión obvia acerca del matrimonio”

  1. María de la Luz Alvarez dice:

    Es obvio que una familia bien constituida es un motor de desarrollo para el país. Los padres se abocan a trabajar para mantener a la familia y ésta crece en un ambiente de seguridad lo cual permite a los hijos desarrollarse plenamente. La diferencia de años de estudios de niños de hogares bien constituidos son una forma de demostrar que les es más fácil obtener logros. Las familias mono parentales están siempre en desventajas con las de 2 padres presentes.Las primeras son más permisivas y muchas veces repiten el modelo parental del embarazo en la adolescencia y así continúa el círculo de la pobreza. Por esta razón hay que apoyar a las familias para que se constituyan debidamente a fin de generar hijos sanos,que cumplan con sus deberes escolares, que sean respetuosos de sus padres que representan la autoridad, en fin, muchas cosas más que no se dan con facilidad en las familias mono parentales y que el Estado ayuda a través de nuestros impuestos. Hacer lo contrario es más rentable.

  2. Diner Moraga Ojeda dice:

    Sin duda el matrimonio y la vida en familia ha sido, durante milenios, la mejor solución de la vida humana para enfrentar, vivir y sobrevivir las dificultades y los éxitos del ser humano, desde que nace hasta que su cuerpo reposa en silencio. Sin embargo, es cierto también que durante la historia humana, especialmente en algunos periodos de excitación, de triunfalismos, de orgullo, de vanidad, de crisis sociales o de pérdida de orientación y del orden natural de la vida, el hombre ha buscado soluciones fáciles y ha introducido innovaciones degradantes de su identidad humana. Afortunadamente, estas innovaciones humanas, productos de nuestro distanciamiento de Dios, son modas humanas que están destinadas por su naturaleza a sobrevivir sólo algunas generaciones, las que Dios estime como suficientes para que recuperemos el camino correcto y aprendamos a vivir como hijos de Dios. Confiemos y tengamos fe y esperanza: Dios está con nosotros y no nos abandona! El nos ama y nos espera! El ya venció la muerte! Nosotros simplemente seamos fieles!

Deje su comentario