Comparta

Cuanta confianza y respeto inspiraban aquellos viejos de otrora

El abuelo narra un cuento o quizá recuerdos de familia

Cómo se engaña el mundo moderno, cuando ve en la vejez sólo una decadencia física.

En realidad vista con más espíritu, la vejez puede y debe ser un apogeo.

Los niños encantados escuchan los relatos del abuelo. ¡Pobres niños de hoy que sólo tienen aparatos electrónicos para entretenerse!

¡Cómo eran simpáticos, cuanta confianza, cuanto respeto inspiraban aquellos viejos de otrora!, que no ocultaban su decrepitud física, ni de ella se avergonzaban, pues sabían que a través de las exterioridades de la decadencia orgánica relucía el apogeo moral de un alma llegada a la plenitud de sus valores.

¡Oh, los afables, los solícitos, los sabios consejeros que eran en cada familia el abuelo y la abuela de los antiguos tiempos, no teniendo placeres sino los del hogar, ni otra preocupación sino meditar sobre la vida y prepararse para la muerte!

(Plinio Corrêa de Oliveira en “Ambientes, Costumbres, Civilizaciones” – Adaptación)

Print Friendly, PDF & Email
23/07/2016 | Por | Categoría: Familia tradicional
Tags: , , , , , , , ,

2 Comentarios to “Cuanta confianza y respeto inspiraban aquellos viejos de otrora”

  1. Pues los viejos de antes meditaban. Ahora vemos ancianos jugando a las maquinitas en los casinos. ¿Qué sabiduría tienen que compartir a los jóvenes, si ellos mismos en vez de estarse preparando para el gran acontecimiento de la vida que es el encuentro con Dios, están perdiendo miserablemente el tiempo que les queda?

  2. Jorge dice:

    Soy abuelo y bisabuelo, y quisiera aportar con un proverbio griego que leí hace tiempo.
    Dice así:
    ‘Una sociedad alcanza la grandeza, cuando los ancianos plantan árboles bajo cuya sombra nunca se sentarán”.
    Esa es la actitud de un hombre, no viejo, sino menos joven, que deja como herencia optimismo y la voluntad de un hombre de Fe; sin Fe no hay esperanza, y sin Fe y esperanza no hay amor a Dios ni amor al prójimo.

Deje su comentario