Comparta

El cristiano aspira a una civilización católica

Como el hombre encerrado en un subterráneo desea el aire libre y el pájaro aprisionado los espacios infinitos del cielo, el cristiano aspira a una civilización católica.

Por que lo propio de la Iglesia es producir una cultura y una civilización cristianas, lo es también producir sus frutos en una atmósfera social plenamente católica.

La Civilización Cristiana es nuestra finalidad, nuestro gran ideal, que podrá renacer de los escombros del mundo de hoy, como de los escombros del mundo romano nació la civilización medieval.

Caminamos hacia la conquista de este ideal, con el coraje, la perseverancia, y la resolución con que los Cruzados marcharon hacia Jerusalén, enfrentando y venciendo todos los obstáculos,.

Trabajemos en conjunto para restaurar algo que vale infinitamente más que el preciosísimo Sepulcro del Salvador, esto es, su reinado sobre las almas y las sociedades, que Él creó y salvó para que lo amasen eternamente.

Print Friendly, PDF & Email
22/07/2017 | Por | Categoría: Ideal de sociedad
Tags: , , , ,

Un comentario to “El cristiano aspira a una civilización católica”

  1. Armando Pérez Cárdenas dice:

    Los cristianos aspiramos a una sociedad cristiana, con cultura cristiana, por sobre nuestras denominaciones particulares.
    Valoro la sensibilidad de católicos romanos chilenos de antaño, aquellos que fueron sensibles a la voz de DIOS y a las necesidades de los más necesitados,y se atrevieron a formar la Falange Nacional y que después pasó a llamarse Partido Demócrata Cristiano…
    Es lamentable que sus dirigentes han ido decayendo en sus principios y prácticas, al punto de asociarse al Partido Comunista y otros de extrema izquierda, reconocidos detractores de DIOS, contaminando sus consciencias, se han convertido en asesinos de personitas que no alcanzarán a ver la luz de la tierra, y si llegasen a verla, lo dejarán morir sin asistirle: ¡Que tragedia!
    Es deber de los obispos y pastores de la Iglesia Católica, denunciar esto en sus catedrales y parroquias para que los católicos no los favorezcan más en las urnas.
    También los pastores evangélicos tienen el deber ante DIOS de hacer lo mismo, porque muchos en el pasado votábamos por el llamarse “Cristianos”. “PDC”.
    Pidamos a DIOS que el PDC se vuelva a DIOS y eviten la promulgación de leyes y prácticas contrarias a lo establecido en la Sagrada Biblia.

Deje su comentario