Comparta

La juventud es un estado de espíritu

*La juventud no es un período de la vida.

El General Mac Arthur durante la II Guerra Mundial

Es un estado de espíritu, es el producto de la voluntad.

Una cualidad de la imaginación y una intensidad emotiva, es la victoria del coraje sobre la timidez, de la aventura sobre el confort.

No se envejece por haber vivido muchos años, se envejece por haber desertado de un ideal.

Los años arrugan la piel, pero renunciar a un ideal arruga el alma.

Las preocupaciones, las dudas, los temores y la falta de esperanza, son los enemigos que lentamente nos hacen inclinarnos hacia la tierra y convertirnos en polvo antes de la muerte.

Joven es aquel que se asombra y se maravilla.

El que se pregunta como un chico insaciable ¿y después?.

El que desafía los acontecimientos y encuentra alegría en el juego de la vida.

Uno es tan joven como su fe y tan viejo como su duda.

Tan joven como su confianza en sí mismo, como su esperanza y tan viejo como su abatimiento.

Se continúa siendo joven mientras se es receptivo.

Receptivo a algo que es bello y grande.

Receptivo a los mensajes de la naturaleza, del hombre y del infinito.

Si alguna vez tu corazón es mordido por el pesimismo, o carcomido por el cinismo, quiera Dios tener piedad de tu alma vieja.

Escrito por el General Douglas Mac Arthur en 1945

Print Friendly, PDF & Email
04/08/2017 | Por | Categoría: Destacados, Formación Católica
Tags: , ,

2 Comentarios to “La juventud es un estado de espíritu”

  1. Martin Viano dice:

    Excelente y muy verdadero cuanto nos dice el Gral. Mc Arthur! Me recuerda las enseñanzas del Dr. Plinio Correa de Oliveira sobre lo que llamaba la “inocencia primaveril” (vision admirada del orden del Universo); adquirida de alguna manera desde los primeros instantes de la vida por medio de la virtud; del amor desinteresado de la Creacion y del deseo de cobatir cuanto se le opusiera; en especial la fealdad y el pecado.
    Lindos temas que podrian ser incorporados al curriculum escolar en lugar de los temas que pretenden imponer hoy de la terrible subversion de valores promovida por la “revolucion cultural” en marcha. Saludos.

  2. Jorge dice:

    Cuánta verdad en las palabras de este gran hombre, Su Fe le incentivó la esperanza de recapturar las Filipinas, durante la II GM,; ¡VOLVERE! ; y asi lo hizo este gran héroe. Cuando se inicio la guerra de Corea (1950), sus sugerencias como Comandante en Jefe, para terminar esa guerra provocada por los comunistas, apoyados por China y la URRSS, fue, como dicen ahora; desvinculado de su mando. Su sabiduría nuevamente afloró con estas palabras: “… Un viejo soldado nunca muere.. sólo se desvanece…”
    Si los politicos le hubiesen hecho caso, se hubieran evitado más de 60 años de guerras y tensiones, sin las preocupaciones de una amenaza de guerra nuclear por parte de Corea del Norte, ahora.
    Cuando la Patria está en peligro, los ciudadanos se acuerda de Dios y los militares; cuando el peligro fue amagado, se olvidan de Dios y rechazan a los militares.

Deje su comentario