Comparta

La gloria y la belleza de envejecer

Vejez: ¿decrepitud o apogeo?

Fue a la inteligencia rutilante de lucidez y la voluntad de hierro de Winston Churchill, que un gran pueblo confió la más difícil de las tareas: reerguir un Imperio decadente

Nuestra primera fotografía lo presenta alrededor de los 30 años. Es indiscutiblemente un joven bien presentado, inteligente, de futuro. Pero ni su mirada tiene la profundidad, ni el porte, ni la seguridad; ni la fisonomía la fuerza hercúlea de la fotografía de Churchill en su vejez, que presentamos en segundo lugar.

La juventud sin duda se fue, y con ella la lozanía. Pero el alma creció mientras el tiempo marcaba implacablemente el cuerpo.

Y esta alma es por sí sola la columna sobre la cual reposa todo un Imperio.

Esta es –incluso en el orden meramente natural– la gloria y la belleza de envejecer.

¡Cuantos y cuanto más concluyentes serían esos comentarios si quisiésemos considerar los aspectos sobrenaturales del asunto!

(Plinio Corrêa de Oliveira)

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
29/05/2017 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , , , ,

Un comentario to “La gloria y la belleza de envejecer”

  1. fernando Represas dice:

    Muchas gracias por recordarnos a un gran hombre. Firme creyente del único tipo de democracia que puede y debe de sobrevivir. La que no expulsa a Dios, Nuestro Señor, de su centro. Cordiales saludos.

Deje su comentario