Comparta

Viviendo en la superficialidad: la decadencia del pensamiento

Al mirar el paisaje desolado de fragmentos de sonidos, tweets y otras redes sociales, no puedo dejar de lamentar lo que ha sucedido con nuestra cultura.

Más que nunca las personas tienen títulos universitarios. Uno esperaría que los niveles de lectura aumentaran. La cultura real debería ser floreciente. Sin embargo, no es ningún secreto que la gente se está relacionando de maneras cada vez más primitivas. Todo debe ser rápido e impulsivo. Debe ser corto y abreviado. Preferimos muchas andanadas cortas de ida y vuelta.

El mensaje es: que nada sea profundo. Que todo sea olvidable.

Hemos reducido la educación. Los medios de comunicación se han acelerado. La cultura sufre de la frenética intemperancia de prometerlo todo al instante y fácilmente. Todo esto acaba creando una sociedad infantil que intenta evitar el esfuerzo y la profundidad.

El pensamiento implica la observación tranquila de la realidad. Una persona reflexiona sobre el entorno y llega a conclusiones que reflejan una verdad sobre la naturaleza de las cosas. Comportamiento infantil

El pensamiento ha disminuido porque rara vez meditamos sobre las cosas de nuestro mundo de ritmo acelerado. Todo el mundo quiere las cosas ahora, sin pensar. El lema de tantas plataformas virtuales hoy en día es: No me hagas pensar. No hay tiempo para leer, no hay tiempo para escribir, no hay tiempo para organizar los pensamientos.

El pensamiento ordena la mente y disciplina nuestros caminos. Despojada del pensamiento, la vida toma un curso sin profundidad ni dirección.

Esto ha resultado en un comportamiento infantil. Vivimos en una sociedad en la que los estudiantes universitarios usan libros para colorear, los hombres adultos juegan videojuegos, y muchos simplemente no leen más allá de textos cortos y titulares. Una generación emocionalmente vulnerable se ha desarrollado sin las habilidades sociales necesarias para enfrentar la realidad.

Cuando no tienes la costumbre de pensar, tu enfoque primario de la vida se vuelve infantil e impulsivo. Te fijas en la idea de divertirte. Todo gira en torno a sentimientos, emociones y sentimientos.

La ausencia de orden

Estamos expuestos a información más caótica de la que podemos manejar. Así, la vida se convierte en un rápido y distraído revoltijo de clics, gustos y diversiones que llenan un día agotador. Hay poco o ningún tiempo para el pensamiento.

Despojada del pensamiento, la vida toma un curso sin profundidad ni dirección.

Un universo ininteligible

Hay una razón final y más importante por la que el pensamiento ha disminuido. Vivimos en un mundo más y más materialista que no considera oficialmente a Dios. Es una visión aleatoria de las cosas, en la que no hay normas morales objetivas basadas en verdades eternas e inmutables. Si no reconocemos el orden que Dios estableció en el universo, todo se vuelve ininteligible.

En un universo ininteligible, todas las certezas, experiencias y propósitos están sujetas a dudas y al cinismo. El orden moral que la civilización cristiana y la Iglesia han atesorado a través de las edades es descartado. Esto afecta incluso a las nociones más básicas de ser e identidad.

Hoy, nada es recibido profundamente y consecuentemente. Es un mundo frustrante, contrario a nuestra naturaleza.

Cuando la gente no reconoce al Creador, ellos se apropian este rol y se auto-identifican con lo que quieren ser. Cuando no hay fe en un Dios benevolente, no pueden discernir la finalidad de la Creación. Cuando no hay reconocimiento de los frutos de la Redención, nuestra naturaleza caída pesa sobre nosotros.

Viviendo en la superficialidad

El resultado de todo esto es que nos obliga a vivir en una zona virtual que el autor Nicholas Carr llama ominosamente “la superficialidad”. Ayudados por redes en línea, nada se recibe profundamente y de forma consecuente. Es un mundo frustrante, contrario a nuestra naturaleza. Fuimos creados para conocer y amar a Dios. Es por eso que finalmente debe arruinarse. Estoy convencido de que fracasará, porque este triste mundo fue previsto por Nuestra Señora de Fátima en 1917. También profetizó un retorno a Dios y al orden.

Creo que habrá un día en que la gente comenzará a pensar de nuevo. Y cuando llegue ese día, el resultado práctico será el ordenamiento de la sociedad según la sabiduría de la Iglesia. El mundo se volverá inteligible – lleno de significado y propósito. Será bendecido con el ocio ordenado. La gente recuperará el sentido de asombro, el anhelo de conocimiento y la búsqueda de Dios por el cual fuimos creados.

John Horvat II, vice presidente de la American Society for the Defense of Tradition, Family and Property, Living in the Shallows: The Decline of Thought (Extractos)

Print Friendly, PDF & Email
31/12/2017 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , , , ,

Un comentario to “Viviendo en la superficialidad: la decadencia del pensamiento”

  1. ¡Simplemente genial y de una rabiosa actualidad!

Deje su comentario